lunes, 15 de febrero de 2010

El misterio de las Calesitas


La calesita pasó de Turquía a Europa a comienzos del siglo XVII, conocida con el nombre de sarianguik, consistía en un gran plato de madera con caballos de igual material que giraban sobre su eje. Enseguida se transformó en favorita de la realeza y de los niños. Las calesitas fueron uno de los elementos de mayor atracción en las kermesses populares de los siglos XVIII y XIX. En Francia se la conocía como carrousell o manège, en Italia como giostra, en Gran Bretaña como merry - ground y en España como tío - vivo. Aquí, "La calesita", es también un tango, con letra de Cátulo Castillo y música de Mariano Mores.



Resulta que hace algunos años, frente a la tentativa de desaparición forzada de las Calesitas, estando yo al comando de la resistencia de las mismas, apoyada por pocos calesiteros, tuvimos que involucrarnos en un peligrosísimo plan para salvaguardar el mundo calesístico.


El enemigo llegaba por las noches, cuando los pequeños consumidores de estas plataformas giratorias con caballitos, coches, barquitos y otras mañas ya estaban durmiendo profundamente, probablemente soñando con la sortija que sacarían mañana, era entonces que las arrancaban de raíz, las destrozaban para poder meterlas y cargarlas en camiones que las llevarían luego al cementerio de calesitas.


Antes del amanecer, plantaban unas vigas irremediables y cementaban la tierra para evitar lloros y mamas de aquellos pequeños giles que aún no sabían afanar.


Nuestra primera estrategia fue seguir al enemigo para descubrir el destino de nuestras calesitas, luego debíamos rescatarlas, salvarlas y guardarlas en un escondite seguro, para luego curarles las heridas.


La mayoría de los calesiteros no eran de confianza, no existían pruebas concretas al respecto, pero confiábamos en nuestra intuición niña, por lo que debimos ocultarles nuestros planes.


Tuvimos la suerte de contar con la ayuda y el apoyo de los Perdedores de Potreros, aquellos que tiempo atrás (impensables hoy en cualquier mundial genérico), pateaban goles de pelotas de trapo en aquellos terrenos baldíos hoy ocupados por sendos centros comerciales.


Uno de estos potreros se había invisibilizado gracias al talento de afamados jugadores de hoy y de ayer, que por suerte olvidaron su localización, y como la magia existe gracias a que la mayoría no cree en ella, el potrero invisible nos sirvió de guarida y hospital para nuestras desterradas calesitas.



Por orden de la modernidad que ni a gritos consigue cantar la moda bajo su sola responsabilidad, por lo que apela a lo antiguo, por orden de la sociedad carente de estímulos para sus niños, por orden del desordenado prefecto, intendente, gobernador o mandatario de turno, por estos días mandaron a instalar inmediatamente algunas calesitas en algunos espacios públicos un poco visibles y un poco verdes.



Pocas quedaban, pues ya lo dije, nuestra resistencia calesitera se había encargado de protegerlas, y las que pudimos rescatar estaban guardadas en el potrero invisible.


Los buenos calesiteros, los que les dejaban sacar la sortija al niño que lo merecía, se habían muerto un poco de viejos, un poco de tristeza. Los que restaban habían conseguido un buen empleo en el aparato público, y la carrera de calesitero o de dadores de sortija, no existía. Se trataba de un don raro que aparentemente se había quedado sin don.


Muchos años han pasado desde aquella época de resistencia calesitera, por suerte hemos conservado los archivos de entonces, entre estos se encuentra el mapa del potrero invisible, está todo guardado y cuidadosamente documentado.

Todo y tanto sucedió después de nuestra gran resistencia, que olvidé el sitio donde ocultas y a salvo se encuentran nuestras calesitas.


No es la muerte, tan solo debo revolver un poco entre mis carpetas para saber donde las hemos escondido.


Por suerte encontramos a un hombre dispuesto a dar todo por dar la sortija, y llegó el momento de hacer visible para él el potrero invisible…

Aquí tu sortija Marce de ahora en adelante, es tiempo al tiempo, ya encontraremos el documento donde vas a encontrar todas las calesitas que no consiguieron ni conseguirán matar, donde vas a encontrar las sortijas sin permiso, las de pura ganas che.



Isabel Estercita Lew

39 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que entrañable.
Los niños con la cara iluminada dando vueltas y la música sonando de fiesta.
Que bonito lo de la sortija.
Aquí en el Tiovivo o Caballitos no se estila que yo sepa.

Besos.

Noelplebeyo dijo...

Las joyas del pasado deben mantenerse, aún en los recuerdos

Besos

Marcelo dijo...

Las voy a estar esperando...Revolvé todo! Gracias, pero muchas gracias por esta maravilla que me regalás en esta mañana de lunes nublado!
Un beso. Mejos, dos.

SIL dijo...

Y yo que pensaba anoche que la maravilla del post de Marcelo no se podía igualar...
Dos gemas perfectas que engarzan maravillosamente.

Son dos prodigios Uds dos...

Es un honor haberlos descubierto.

Insuperable, Mujer de Carne y Besos.
La magia los envuelve y desborda en sus escritos.

SIL

miralunas dijo...

y cuando encuentre el documento, estercita querida, deje que la acompañe por si algún mauricio hubiere adoquinado el potrero invisible, trasladando las calesitas hasta algun chatarrero del conurbano, que en esas cosas si que se ponen de acuerdo.
soy socia de la secreta sociedad de los que aun sueñan con la sortija que sacarán mañana y algunos han crecido enojados y musculosos.

besos!

Sol dijo...

Solo quedan esqueletos de calesitas... que pena me dan no verlas girar al compas de alguna musica...
Recuerdos de caras con sonrisas gigantes al atrapar la sortija...
Otra vuelta señor, otraaaaa!!!
Besos cielo, que lindos recuerdos aunque disfrute muy poco de ellas...

Mariana dijo...

Me divierte mucho leerte!! Te dejo un beso.

Magah dijo...

Listo, no hace falta mas, ni siquiera pedirle a Dios por las calesitas.
Estercita y nuestro cronista son capaces de sacarle jugo a las piedras.
Me sumo a la sociedad de la que Miralunas forma parte, en la causa de darle esperanza a los que soñamos con la sortija.

Cecy dijo...

A mi no me queda mas que sumarme a ustedes.

En busca de la sortija.

Besitos pebeta.

Genín dijo...

Por aquí quedan Tio-vivos, de los antiguos, aunque quedan, hay pocos, ahora son con naves espaciales, o cosas así, pero el espíritu de los niños es el mismo.
Lo que desconozco es lo de la sortija, no se en que consiste.
Besitos y salud

Oscar dijo...

¡¡LA SORTIJA,LA SORTIJA,!!!!
EPOCAS EN QUE ERAMOS FELICES Y NO NOS DABAMOS CUENTA...!
OSCAR

ADAL El Hippie Viejo dijo...

Es un precioso escrito Estercita!

si
-es inevitable-
me transportó a mi niñez feliz.
aunque no siempre me llevaban a la calesita-el dinero no alcanzaba-
las veces que si podía ir era de un goce total.

QUIERO VOLVER A MONTAR ESE CABALLITO
QUIERO UNA VUELTA GRATIS
QUIERO ESCUCHAR ESA MÚSICA TAN CARACTERÍSTICA OTRA VEZ
¿SE PODRÁ ESTERCITA, SE PODRÁ???
POR FAVOR!...DECIME QUE SI!

te dejo un abrazo Grande amiga!
..y gracias por este momento!

besos

Adal

Ana dijo...

Diluvia tras mi ventana uy en mi recuperacón te leo de a poquito. Me subo a tu calesita a dar otra vuelta a la vida.

Adriana Godoy dijo...

Estive aqui e me encantei. Beijos.

PABLO FRANKO dijo...

Cómo me indignaba de chico cuando los caballos estaban quietos y no subían y bajaban. Había una calesita en Palermo que tenía chanchos en vez de caballos, la vieron? Esa no la recuperen. Un abrazo enorme

La sonrisa de Hiperión dijo...

Semana de carnaval, donde el tenorio de don Carnal le mete mano a todo el mundo...
Pasar siempre un ratito en tu universo merece la pena.

Saludos y un abrazo.

Pamela dijo...

Vaya que me pierdo de cosas por no pasar tan seguido como antes! Por suerte llegué en un momento de pura magia, me voy soñando, volando hacia atrás en busca de mis propias calesitas perdidas. Besos mil

...flor deshilvanada dijo...

Cuando yo era chica la calesita estaba al lado de la heladería, así que imaginate, el paseo era completito.

Hay cosas que no deberían desaparecer.

Quien agarró la sortija??

Beso.

El sereno de los faros dijo...

excelente estercita.

Una sortija para mi que me doy una vuelta mas al texto.

beso

maracuyá dijo...

Cómo me han hecho feliz los dos, recordando, reviviendo, girando y girando...Gracias!!!

No voy a repetir lo que dije en Marcelo, pero hay ahí sortijas de pura gana, nada más que de pura gana...jajá.
De algo estoy segura, las calesitas están vivas, y si es necesario saldremos a la calle para salvar calesitas y sortijeros.

Besitos mareados de placer.

LUX AETERNA dijo...

Hermoso me gustó mucho, muy lindo y viendo esa foto me vino un dejà vu, creo que habia hace muchos años una calesita asi en Parque Centenario o Plaza Irlanda, no recuerdo bien o lo confundo en parte con un sueño.

Besos hermosa

Cristina dijo...

Hace días que leo y releo sus entradas ensambladas, como dando vueltas en la calesita de la nostalgia.
Puedo escuchar la música, las risas, el griterío, y sentir la emoción de haber podido alcanzar al fin el caballo blanco, que era el único que subía y bajaba en la calesita de figuras quietas que por años fue la única en mi pueblo.
Ustedes le han encontrado la vuelta a este mundo de adultos vuelteros y arrebatadores Y nos han devuelto las ganas de dar una vuelta, y otra más, con la ilusión de que arrebatar la sortija y arrebatarnos de emoción nos va a tocar, alguna vez.
¡Gracias Estercita y Marcelo por estas maravillas!
un beso
Cris

(me ofrezco como recluta para esta y otras resistencias que comandes, Estercita)

impersonem dijo...

¡Qué sigan girando por los siglos de los siglos, por Dios!

¿Sabes?, este verano en un parque temático que hay en el Levante español había un tío-vivo o caballitos y mi mujer se subió y se lo pasó bomba... por ahí tengo unas cuantas fotos que reflejan su felicidad.

Estercita, apoyo tu lucha para salvar las Calesitas... no deberían faltar en ninguna feria...

Me gustó lo que escribiste...

Besos.

El Viejo @gustín dijo...

Que hermoso recuerdo, colgado de la baranda y haciendo malabarismos para agarrar la sortija, tbn estaba la maña del calesitero que tenia muñeca para manejar la sortija!!!!
Después ya mas grande, como padre, sentado miraba y disfrutaba de ese giro en el mundo de los sueños, arriba de un corcel, arriba de un avión o de un auto...
Gracias Estercita por devolvernos tan dulce recuerdo.

1 beso

Colibrí dijo...

Estercita, bello recuerdo, la infancia atrapada en el giro de una calesita.
Abrazos
Ester-Colibri

La Donna Inmóvile dijo...

Las calesitas me traen recuerdos ambiguos. Niños felices riendo, y yo, desde mi profunda oscuridad, viendo como giraba el mundo en un carrousel interminable...
Cariños.

emulodeCharlot dijo...

Tu calesita está bonita..Isabel
Recuerdas los aforismos que escribí
de ella?
La calesita te lleva hacia el mejor
lugar.Al reino de la fantasía.
El que te besa es Saúl-

magu dijo...

QUERIDA ESTERCITA
En el 97 entrevisté a un calesitero, de la calesita de la plaza de pueyrredón y las heras, cerca de la facu de ingenieria. El hombre tenía 47 o 49 años y era la persona más feliz del mundo por trabajar en eso. ME hablaba de los temas musicales del momento (xuxa, etc) de solo trs minutos. y de todas sus vivencias con los chicos. Perdí esa nota, te la hubiera regalado.
Para mi que las calesitas las roban los extraterrestres y por eso desaparecen.
ESTERCITA
FER está limpiando el galponcito de la terraza. Y encontró una sombrilla de cuando nos casamos (93 por civil, luna de miel en el 93) que desde ese entonces no encontrábamos.
La desplegamos y paramos en el agujero de la mesa de plástico y se fue, se fue, se fueeeeeeeeeee volando el viernes pasado, con la tormenta, nadie la vio
?serdán los extraterrestres?
jaja
abrazos
bendiciones
niña pícara ESTERCITA

magú

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Luego de leerte, cerré mis ojos y pensé en la magia de aquellas calesitas y corrieron en cámara lenta las caritas riendo y saludando en cada paso a quién los había llevado. Una canción infantil, sonaba casi con mas ruido que música, pero que importaba, solo era el comienzo y el final de la vuelta. Sortija, primer premio en la vida de todos, a veces retirado por picardía y otras entregado mansamente por el señor de la calesita, cuando veía que era nuestro último boleto. Lindo, lleno de recuerdos, y contá conmigo en el rescate, pero eso sí, una vuelta me pego sin dudar. Beso mi querida, y perdón por tanta ausencia...aunque te leo en cada tiempito.

RMC dijo...

Reflexivo y excelente texto
un placer leerte.
que tengas una feliz semana
un abrazo.

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Yo daba vueltas a 5 pesetas en las calesitas - aquí tios-vivos- y daba vueltas y más vueltas, hasta que mis padres ( o mejor los abuelos) tiraban la toalla - o mejor dicho la cartera, ya hastiados de tanto y tanto esperar.

Mi sitio preferido era el columpio que se elevaba hasta el cielo a medida que el tio-vivo iba cogiendo velocidad....

Luego venía el calesitero y de un golpe seco nos hacía girar a una velocidad de vértigo....ZUUUUMMMMM para la derecha..ZUUUMMMMM para la izquierda...

El otro día, aparcando de noche mi coche muy cerca de un parque de niños. Me pegué el gustazo de montarme en un columpio, columpiarme y girar dando vueltas rapidísimo....Me di cuenta de que la felicidad se puede construir con cuatro cuerdas...

Por cierto aquí en España no existía la posibilidad de "pescar el anillo". Me siento un poco timado¡¡¡

Besos amiga mía y me apunto a ese club de los rescatadores de tio-vivos. Aquí ya no queda ninguno.

emilio dijo...

Y que tiempos aquellos, los de los caballitos, digo...
Me encantaban de crío y sigo disfrutando de ellos cuando voy a la feria, mírando como disfrutan ahora los peques.

Bella su historia, y bella tu historia.

Un abrazo.

esteban lob dijo...

Aunque la moda nos lleva a los restaurantes giratorios en diferentes ciudades (incluso Santiago), añoro el tiempo de lo que ustedes llaman calesita.

Un beso.

Horacio Fioriello dijo...

Sabes? encuentro tanta ternura en este post que de buena gana me alisto a defender este mundo que gira en derredor de una sortija.
besos y ganas!

magu dijo...

snif
jamás pude atrapar la sortija
pero al menos atrapé la de FER
jajajaja
quiero una calesita en la terraza
los reyes magos (cuando creía en ellos)......nos trajeron una en 1967. duró como siete años en el jardincito
hermoso recuerdo
snif
nostalgia

ADAL El Hippie Viejo dijo...

Estercita!
paso a dejar mis saludos cargados de Buenos Deseos!
Buen fin de semana!!!

besos

Adal

terry dijo...

Las ilusiones giran a nuestro entorno como órbitas, solo la inocencia de niños mantiene esa relativa distancia, recreando nuestras libertades.

Besos.

Anónimo dijo...

Hola , soy de argentina y tambien calesitero, me gusto mucho el escrito, aca todavia seguimos dando la sortija. Para nosotros no es un negocio, es una pasión, ya que solamente cubrimos los gastos, pero la seguimos abriendo todos los dias, para alegrar a los chicos que vienen a dar su vuelta y por que no a los padres, ya que ellos tambien vinieron cuando eran pequeños, ya que tenemos 30 años en la misma plaza. Saludos y un abrazo

Anónimo dijo...

Felicitaciones me encantò tiene la magia y la esencia de lo bueno http://blogs.lanacion.com.ar/archivoscopio/zapping-del-ayer/calesitas-un-boleto-a-la-alegria/
Gabriela Miño