sábado, 7 de agosto de 2010

LA SEDUCCIÓN ME SEDUCE


Aunque la pluma trate de seducirme y confundirme,

no puede evitar que el poder y final estén conmigo.

Gono Rea Lew


Sí que había cursos de seducción en las redes, y eran justo para él, que además de extremadamente práctico y operativo, era miserablemente avaro.


En menos de media hora desechó todos los cursos, pues daban por hecho que el sujeto que los consumía era un poco más que feo, pero como él era un bello de cuna, un bello sin dudas, un bello de los que salen bien en todos los espejos, sacudió su autoestima de rata (ojo che, las ratas tienen una excelente autoestima) y se concentró en romperle el culo a esa mina morocha que no le daba bola.


Pero resulta que la mina morocha que no le daba bola tenía otros proyectos, y el narrador poca paciencia y convicción para plantarles un romance, pero tenía algo pendiente con este bello avaro de autoestima de rata, por lo que decidió no darle muchas vueltas a la cosa, ya sabiendo que el final es lo que asusta como en toda pasión.


Así fue que la morocha y el avaro se entendieron hasta el alma, (no me jodan, el avaro tenía una) y como estaba diciendo, el avaro por primera vez en su vida sintió que estaba amando y perdió la avaricia, aunque no las mañas.


Una tarde aburrido y sin la morocha, decidió mandar un mensaje genérico a sus seguidoras, algo con poco entusiasmo, como para dejar latente su arte de seducción.

Fue entonces que la morocha entró en punta de pié para sorprenderlo, se traía un vino de los buenos para ellos, y el resultado positivo… (no idiota, no estaba embarazada, la habían aprobado para el empleo que más quería)


Tomado de sorpresa en un *chamullo poco fiable, el avaro deseó que lo tragara el cemento, pero ya era tarde, la morocha se retiraba definitivamente de su vida dejándole para siempre la ausencia de la risa y el placer. ( Sí, para el ex avaro eso era muerte, y para vos también, no te parece?)


Pero sabés? El narrador quiere darte un **changüí. ***Se tacha la doble, y se va a dormir… pero antes… terminemos con esta historia, entonces la morocha le corta las bolas al avaro, al autor, se enamora del hermano de Gono y como buena Rea morocha y hembra, se escribe un buen cuento (que ni vos ni yo, vamos a leer)


Isabel Estercita Lew


*Chamullo: impresionar con palabras engañosas

**En Argentina "dar changüí" es algo así como "dar ventaja".

***Tachar la doble: Figurativamente se trata de buscar una nueva oportunidad



24 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

el seductor seduce y conoce puertas y caminos para llegar hasta donde le interese

besos

TORO SALVAJE dijo...

El final estuvo a la altura del relato.

Que bueno.

Besos.

SIL dijo...

Aunque el final sea lo que asuste, como en toda pasión,
este final fue apasionante.

No hay rea que no se salga con la suya.

Abrazo inmenso, estos relatos tienen sello de autor/a.-

SIL

Cristina dijo...

Lejos de ser castradora, la morocha irrumpió en la vida del avaro dándole la oportunidad de tener pelotas. Pero es así, los seductores de cuna de tanto mirarse el espejo pierden perspectiva, y además las bolas, junto con las risas y el placer.
Y una Rea no pierde jamás el poder de contar, sin avaricia.
¡Seductora seducción la de tus relatos, Estercita!

LUX AETERNA dijo...

No se pero estoy seguro que esa Morocha es de esas minas que te marcan para toda la vida.

Stanley Kowalski dijo...

Lejos, lo mejor que te he leído! FELICITACIONES!!

BESOTES HERMOSA!

Cecy dijo...

La morocha se la banca.
Y arremete bien.
Me gusto.

Besos Pebeta.

Pamela dijo...

QUé bien inspirada!

Anouna dijo...

Me gustó mucho eso de que las ratas tienen excelente autoestima, me ha parecido genial esa frase. Luego toda la historia hierve en seducciones incontroladas de un personaje muy practico...avaro, la avaricia termina con todo lo bueno, acaba muy mal y en soledad.
Esa morocha, no se olvidará jamás, ella tiene la fuerza de los sobrevivientes. Excelente me ha gustado mucho.

Abrazos, Anouna

magu dijo...

ESTERCITA
Te pongo otro final sorprendente

LA MOROCHA lo engaña y seduce al avaro pero haciéndose pasar por rubia o por pelirroja, jaja y luego le corta el pelo al seductor
jajaa
un abrazote y FELIZ DIA DEL NIÑO

Magah dijo...

Que buena sos Estercita!
Me gusta esa morrocha poniendo cada cosa en su lugar!
Abrazo!

Alma Mateos Taborda dijo...

Bravooo por la morocha y por la brillantez de tu pluma. ¡Genial! Un abrazo.

Marcelo dijo...

El alma del avaro será rica?

PABLO FRANKO dijo...

Qué va a hacer con tantas bolas la morochiiia? (Que vuelo este relato señora que vuelo) Besoso

esteban lob dijo...

¡Estupendo!...además de ilustrativo, Estercita.No sabía que las ratas tenían tan alta autoestima.

mimbre dijo...

Hola Estercita...
No siempre las cosas salen como "ese" tipo de gente piensan, Ja,Ja¡¡ Bien por la morocha, le corto el pelo de seductor y los corvejones para que joda más¡¡
Es imprecionante la cantidad de "Ratas" de este tipo que ves a diario, a bordo de impecable automotores de alta gama¡¡
Buenisimo- como siempre-
Un abrazo enorme
Osvaldo

Horacio dijo...

A veces los seductores son como los donjuanes ¿no? cuando consiguen el amor, lo dejan escapar, en esa manía de no estar con nadie y estar con todos.

Beso, muy lindo relato

mimbre dijo...

Hola Estercita...
Se agradece, pebeta¡¡
Un abrazo enorme
Osvaldo

Carla dijo...

te felicito por esta creación! Es muy original!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Resumiendo, que nos gusta a todos los bueno, verdad?


Saludos y un abrazo.

Genín dijo...

¿El avaro no se desangró con las bolas rodando por el suelo?
¿Y a la morocha no la encarcelaron?
Y tu hermano la hizo feliz a la morocha...jajaja
Que dudas TAN PROFUNDAS Y TEMBLOROSAS...JAJAJA
Venia solo a dejarte un beso, pero me aproveché de los post que en mi retiro, no había leído.
Besitos y salud

Juan de la Cruz Olariaga dijo...

Acá andamos leyendote, sonriendo con tus letras, que obligan a leer y releer. Siempre es un placer leerte, me he puesto al día con tus textos. Hemos vuelto en una nueva ronda tratando de escribir algo, pero lo importante es visitarlos y sentír ese placer de leerlos. Un beso mas que grande y recordá... "La seducción es una intriga amorosa en la que queremos que el adversario nos aventaje." Otro beso.

gonzalo dijo...

me seduces y yo cierro los ojos.

Miguel Ángel Bruno dijo...

Estercita, vengo del blog de Marcelo para ver que escribe la morocha...¿será tan peligrosa?
Pá mí que amenaza con castraciones para protegerse de los avaros.