viernes, 6 de marzo de 2009

Guitarra mía


Como animales de espejo parten los acordes disonantes hacia otra guitarra que no es más la mía, se caen las notas, las voy recogiendo, las quiero pegar, las pego y se vuelven a caer, y ahora mi guitarra es una huacha empalidecida, parece vomitar notas, no se las traga y me ahoga la melodía, pero cuando le estoy por abrir un tajo en el medio del diapasón me sonríe arpegiante y me dice no, pará que ya voy. ..
No tengo tiempo hermana, esta música es cenicienta, a las doce se me esfuma, desaparece y nunca más, vendrán otras pero esta que me pierdo por tu culpa, desgraciada, nunca más.
Vamos que es marzo del siglo suicida, la mejor madera ya era, ahora es palo de escoba, nunca más podrán hacer una talla como la tuya, un cuerpo tan harmonioso, y ese sonido que te arranco como cuando eras de Cacho Tirao. Me está ardiendo el pentagrama de la vida, necesito nuestras melodías, mi guitarra.

Isabel Estercita Lew

7 comentarios:

esteban lob dijo...

¿Por qué, Estercita, el siglo se querría suicidar?

Un beso.

Isabel Estercita Lew dijo...

Hola, Esteban, siempre es agradable tenerte por aquí, respondiendo a tu pregunta, porque nosotros lo estamos desbastando, acabando con los bosques, la madera y todos los demás recursos naturales.

Besote

El Peruano Dorado dijo...

Cuánta poesía!!.. Realmente impactante, llena de imágenes y sensaciones que se desgranan como notas que se resisten a morir. Una guitarra viva, de carne y hueso. Muy buena.

Patricio

Isabel Estercita Lew dijo...

Así es mi guitarra, Patricio, está viva y me habla, discutimos mucho y a veces conseguimos componer.

salvadorpliego dijo...

Tienes mucho ingenio en tus escritos y mucha imaginación. Un verdadero gusto conocer este espacio. Te felicito.

Isabel Estercita Lew dijo...

Salvador. muchas gracias por tus palabras y creo que tenés razón.

Cariños

©Claudia Isabel dijo...

Tocaya, tu guitarra me recuerda la mía, cuando quería ser estrella de rock... se salvaron de ser humillados por mi!
hay una comunicación muy fuerte con la guitarra...
Excelente!
Abrazos