martes, 16 de diciembre de 2008

No tejas tan rápido




Que tu método araña no teja tan rápido, qué no tiemblen los hilos con mi presencia, porque si eso ocurre indudablemente vas a saber que has capturado a tu presa. Si no me muevo, vos, desde tu observatorio irás tirando de los hilos, uno tras otro, hasta dar con el lugar preciso y vertiginosamente te lanzarás sobre mí. Puedo luchar, dificultar tu trabajo, antes de que me envuelvas con tus filamentos y me enlaces con los rápidos movimientos de tus tentáculos hasta tenerme completamente indefensa y morderme inyectándome el líquido de tus garras venenosas. Sería raro que te apiades y me dejes volar aunque tus necesidades posesivas estén cubiertas. Pero últimamente me he transformado en una presa impetuosa, y por la confianza y el respeto que se le debe a una suicida, te advierto y te garantizo que haré mierda todos tus tejidos. Corta luego los hilos que me sujetan, déjame marchar, sufrirás solamente un leve desperfecto en tus telas pero no será la destrucción total, puedes ir por otras presas, que más da!

Isabel Estercita Lew

1 comentario:

Wow! dijo...

Me gusta lo que escribes.